Michelle Bachelet: “Solo las políticas basadas en los derechos humanos pueden poner fin a la pandemia de la desigualdad”

18 de mayo de 2021

En la cumbre se informó que las necesidades de las mujeres y los niños fueron invisibles en las respuestas políticas de los gobiernos al COVID-19. Más del 80% de todas las actividades relacionadas con la salud no han tenido en cuenta el género; y, las mujeres, que según la OMS representan el 70 por ciento de la fuerza laboral sanitaria mundial, ocupan solo el 25% de los cargos superiores en los equipos nacionales de respuesta al COVID-19.

Michelle Bachelet: “Solo las políticas basadas en los derechos humanos pueden poner fin a la pandemia de la desigualdad”

Con la presencia de Michelle Bachelet conversando con la activista Julieta Martínez, se inauguró la reunión “Lives in the Balance: Equity in COVID-19”, con la presencia de más de mil participantes de todo el mundo. La reunión busca resaltar la necesidad de inversiones específicas en programas y políticas a favor de la equidad para combatir los efectos sociales y económicos de COVID -19.

Michelle Bachelet, en su intervención, sostuvo que: “solo las políticas basadas en los derechos humanos pueden poner fin a la pandemia de desigualdad que afecta a nuestras sociedades”, en referencia a las dificultades que atraviesan los países en el proceso de recuperación de la crisis sanitaria.

En la cumbre mundial, líderes gubernamentales de Panamá, Nigeria, Sudáfrica, Liberia, Kenia y Malawi hablaron sobre la devastación generada por la pandemia en la salud de mujeres, niños y adolescentes, y dieron a conocer compromisos de cara a la recuperación que comienza lentamente en algunos países.

En ese marco, Luis Francisco Sucre, Ministro de Salud de Panamá señaló: “En el contexto del COVID-19, (en Panamá) hemos cumplido nuestro compromiso de asegurar que dentro de los primeros 100 días del 2021, la vacunación de la salud trabajadores, ancianos y mujeres embarazadas están en marcha”.

Esta cumbre mundial fue organizada por PMNCH, junto con el Grupo CORE, el Mecanismo de Financiamiento Global para Mujeres, Niños y Adolescentes, y Gavi, la Alianza de Vacunas, instituciones que sostienen que el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas relacionados con la salud de las mujeres, los niños y los adolescentes ya estaba retrasado en un 20 por ciento antes de la crisis y la crisis del COVID-19 ha incrementado esa demora.

Por su parte, el UNFPA estima que solo el año pasado doce millones de mujeres experimentaron interrupciones en los servicios de planificación familiar debido a la pandemia, con un estimado de 1,4 millones de embarazos no planeados en 115 países de ingresos bajos y medianos. Además, una revisión reciente del Mecanismo de Financiamiento Global de 36 países socios mostró que ha habido una caída de hasta un 25 por ciento en la cobertura de intervenciones de salud esenciales, afectando más a mujeres y a niños. Un tercio de los países informan interrupciones de los servicios de inmunización de rutina debido a las condiciones de bloqueo, entre otros graves problemas que se enfrentan en la región.

En la cumbre se sostuvo que “las necesidades de las mujeres y los niños a menudo son invisibles en las respuestas políticas al COVID-19”. Global Health 50/50 informa que más del 80 por ciento de todas las actividades relacionadas con la salud no han tenido en cuenta el género en el diseño del programa. Las mujeres, que según la OMS representan el 70 por ciento de la fuerza laboral sanitaria y social mundial y soportan la mayor proporción de infecciones por COVID-19, ocupan solo el 25 por ciento de los puestos superiores en los equipos nacionales de liderazgo de respuesta al COVID-19.

"Tomados en conjunto, los efectos directos e indirectos de COVID-19 han hecho retroceder décadas de esfuerzo global y amenazan con interrumpir la trayectoria futura del progreso y el desarrollo de manera masiva", afirmó Helen Clark, presidenta de la junta directiva del PMNCH y ex primera ministra de Nueva Zelanda.

“COVID-19 está profundizando y magnificando las desigualdades sociales compuestas por etnia, género, ingresos, geografía y otros factores. Debemos actuar ahora, no solo para proteger el progreso logrado anteriormente, sino también para trabajar por un mundo que sea mucho más equitativo que el que existía antes de la pandemia”, sostuvo.

En diciembre de 2020, en una reunión anterior de “Vidas en equilibrio”, diez gobiernos nacionales y la Fundación Bill y Melinda Gates emitieron declaraciones en las que describían sus compromisos nacionales para priorizar la salud de las mujeres, los niños y los adolescentes en los planes de respuesta al COVID-19 que, en conjunto, totalizaron unos 20 mil millones de dólares en inversiones. Las declaraciones, alineadas con el Llamado a la acción del PMNCH, describieron una serie significativa de esfuerzos.