Paulina Vodanovic
Opinión

La pandemia y los Derechos Humanos

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, permanentemente, desde el inicio de la pandemia, ha recordado la importancia de que las medidas que adopten los países sean respetuosas de los derechos de las personas.

Que el confinamiento sea en condiciones dignas, sin vulnerar la integridad física de las personas, sin discriminaciones. De la misma manera, que se aplique la igualdad de derechos en los tratamientos médicos y en los beneficios que otorguen los Estados.

En este contexto, la exPresidenta de Chile pidió a los países revisar la situación de los presos, que aquellos que lo estaban por motivos políticos fueran puestos en libertad y que se permitiera el egreso de los de más avanzada edad o enfermos, disminuyendo el hacinamiento y la propagación de la enfermedad.

Y con la constancia que ha visibilizado la vulneración de derechos durante la pandemia, recientemente se pronunció acerca de la situación de los migrantes, llamando a los Estados a permitir el reingreso de sus propios nacionales y abrir las fronteras.

Esta es una una realidad que se está repitiendo en diversas zonas del globo: la estigmatización y la discriminación se están acentuando.

Esta crisis ha evidenciado que el miedo hace que algunos y algunas reaccionen desproporcionadamente, que olviden que todos y todas somos personas, que tenemos derechos que no pueden ser vulnerados ni por los Estados ni por otros individuos.

Chile no está exento de ello. Hemos visto cómo se ataca a migrantes, en Quilicura, pensando que ellos tienen mayores posibilidades de estar contagiados, lo que es simple especulación alimentada por el prejuicio.

En otras ciudades, en Vallenar, se ha atacado a vecinos por el sólo hecho de saber que están contagiados; en otras, se ha protestado porque se instala un puesto sanitario para enfermos.

Al personal de la salud, en algunos sectores, se le aplaude por las noches, mientras que otros lugares, particularmente en los edificios, les prohíben el uso de las áreas comunes, el simple ingreso o, incluso, el desplazamiento.

¿Dónde queda nuestra humanidad? ¿La característica solidaridad de las y los chilenos, la gratitud, la empatía, el respeto?

Esta crisis sanitaria es global; las vulneraciones de derechos humanos, como nunca, también. Es una época de temor, pero también puede ser de esperanza.

Depende de nosotros transformar la crisis en oportunidad. En una oportunidad de reflexión, de reencuentro, de valorarnos. Porque el virus no discrimina, somos nosotros quienes lo hacemos.

Paulina Vodanovic
Presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano.

Paulina Vodanovic
Presidenta del directorio de la Fundación Horizonte Ciudadano.

Opiniones